sábado, 17 de septiembre de 2011

Ictioterapia: mi primera experiencia

Seguramente habréis oído hablar de los peces garra rufa y sus múltiples beneficios tanto aplicados en el campo de la belleza como de la salud ya que también se utilizan para tratar afecciones de la piel, como eccemas o psoriasis.

En internet se encuentra mucha información sobre la ictioterapia pero para mí sólo es teoría.  La curiosidad me supera y, como tenía un montón de preguntas y dudas sin resolver, en vez de preguntar en yahoo o meterme en un foro llamé a una amiga y nos fuimos a un fish spa.

No tenía ni idea de lo que podía pasar, había oído comentarios de gente que decía que no lo soportaba y otros totalmente contrarios.  Así que, ayudándome con un montón de fotografías, compartiré con vosotras mi primera experiencia con la ictioterapia.  ¿Me acompañáis?


Llegamos al fish spa y nos encontramos con una sala no muy grande con cuatro piscinas en la pared izquierda y dos en la derecha, un pequeño mostrador al fondo, y junto a él, un acceso a otra sala más pequeña.  En esta salita había una camilla de masaje y un pequeño lavapiés.

Nada más llegar nos entregaron a cada una de nosotras una bandeja de plástico con toallas y zapatillas desechables y pasamos a la salita a lavarnos los pies con agua y jabón.  Nos calzamos las zapatillas de un sólo uso y depositamos nuestras sandalias en la bandeja, la cual nos llevamos y dejamos en el suelo junto a la piscina que nos correspondía.


Estos amiguitos nos estaban esperando.  Los peces garra rufa no tienen dientes, así que no hay peligro de que nos muerdan.  La encargada nos comentó que tienen el instinto de succión y para ellos, el hacernos la pedicura, es todo un pasatiempo.  La principal fuente de alimentación de estos pececitos no son nuestras pieles muertas sino un compuesto de algas que les suministran.

Una vez adjudicadas las piscinas, y antes de sumergir los pies en el agua, nos retiraron los posibles restos de jabón con un spray que contiene agua destilada.  Las piscinas tienen unos filtros que limpian el agua la cual se renueva constantemente gracias a unos chorros que entran y producen un ligero efecto jacuzzi.  El tema de la higiene, que era una de mis dudas, quedó bien aclarado.

Las dos fotos que vienen a continuación son de los pies de mi amiga siendo  "atacados"  por los peces.  Posteriormente pasé a mi piscina, donde las fotos no son de tanta calidad ya que, además de tomarlas desde arriba y sin flash, había reflejos de luces en el agua.

 

El agua estaba a temperatura muy agradable, ni fría ni caliente, simplemente perfecta.  Enseguida comenzaron a acercarse los peces, produciendo un ligero cosquilleo que fue aumentando hasta hacerse más notable a mitad de sesión, o sea, al cabo de unos diez minutos.  Podría describirlo como una ligera corriente con algunos  "pinchacitos"  de vez en cuando.  Mi amiga Pili, que llevaba un peeling recién hecho, sintió también un ligero escozor.

 

Junto a mi amiga había una señora que entró detrás nuestro, toda asustada, preguntando si esto le iba a doler.  Y allí estábamos tres primerizas frente a un señor, ya experimentado, que no paraba de explicar batallitas y lo que iba a hacer cuando saliera de allí.  Quedaba una piscina libre y otra inutilizada porque un niño había tirado un helado.  Y, en medio de esta variopinta tertulia, los garra rufa iban haciendo su trabajo.


Después de 20 minutos de cosquilleos, pequeños calambres y explicaciones por parte de la encargada llegó la hora de acabar el tratamiento.  La ayudante secó cuidadosamente los pies de Pili y aplicó una crema hidratante con un ligero masaje.

  

Llegó mi turno y tuve que sacar cuidadosamente los pies del agua ya que los peces no se resignaban a quedarse sin su entretenimiento favorito y no sería la primera vez que se quedaba alguno fuera del agua sin soltar el pie. 

 

Al terminar el tratamiento teníamos la sensación de tener los pies muy descansados y de habernos hecho un peeling profundo.  El tema duricias y callos no lo vi tan claro porque yo, expresamente para ver la eficacia del tratamiento, llevaba los pies un poco  "atrasaditos"  y las duricias salieron prácticamente como habían entrado.  Posiblemente fuera debido a que no había muchos peces, por lo que he visto posteriormente en fotos de internet  (es mi opinión personal).

La encargada nos dijo que, sólo con esta cantidad, había personas que no lo resistían y tenían que sacarlas inmediatamente.  No obstante, pensaba poner tres de las piscinas con el doble de peces para los más atrevidos o ya experimentados.


Conclusión:  fue una experiencia muy agradable, pero nos quedamos un poco decepcionadas porque esperábamos algo más potente y cañero.  También hay que tener en cuenta que estamos acostumbradas a masajes en los pies, reflexología y demás.  Si tienes cosquillas en los pies, pues como que ya ni lo intentes...   ¿Repetiremos?  Sí, pero cuando pongan las piscinas  "turbo"  porque nos ha sabido a poco.

Precios:  15 € sesión de ictioterapia y 35 € ictioterapia más masaje a fondo en los pies.

Una curiosidad:  se pueden llevar las uñas pintadas pero no recientemente, el esmalte debe estar aplicado como mínimo un par o tres de días antes.  Yo llevaba hasta piedrecitas...

Y como nos quedamos con las ganas de experiencias fuertes nos fuimos a tomar unas cervezas artesanas acompañadas de un surtido de quesos en un lugar muy especial del que un día os hablaré en mi blog de cocina.


Espero que os haya gustado y, si no habéis probado la ictioterapia, al menos haya aclarado alguna de vuestras dudas.  Cuando tenga ocasión de volver haré la segunda parte.

Gracias por leerme y hasta pronto.


14 comentarios:

  1. Nunca lo he probado, me da cosilla jeje
    Cuentanos cuando vuelvas a repetir con más pececillos :)

    besos!

    ResponderEliminar
  2. Thanks for sharing the experience! I knew this treatment exists, but never have tried it. Perhaps now I dare to. :)

    ResponderEliminar
  3. DIY... Beauty Tips: algo parecido le preguntamos a la encargada y ella nos dijo que los peces no se comían las células muertas. He estado buscando datos en internet para contrastar esta información y, como no he encontrado nada al respecto, no he querido incluirla en el blog.
    Todo lo que conozco de estos peces es la información que circula por internet a la que puede acceder todo el mundo. De hecho, al principio de la entrada hay un enlace para conocer un poco mejor a los garra rufa.
    Gracias por tu comentario! Besotes!

    Kellyta: es una sensación rara pero agradable. A ver si saco un día tiempo para volver, que el veranito ya se acabo... Un beso, guapísima!

    Helmisusi: it's a very interesting and funny experience... Hugs! :-)

    ResponderEliminar
  4. uf. yo lo siento mucho, pero yo soy de las no atrevidas, porque si tengo que meter los pies me da algo.... es que tengo hasta miedo... si, miedo, ya ves.... jajajajjaa
    beso guapa!

    ResponderEliminar
  5. tengo ganas de probar a estos pececitos, aunque tenía un poco de repelús pero ahora que sé lo chiquitines que son pues dan más ganas...


    gracias por la informacion, Angeles

    ResponderEliminar
  6. Pues tengo muchas ganas de probarlo, pero como soy un poquito dejada para algunas cosas... pues nunca me pongo a informarme a ver dónde puede haber un centro de ictioterapia cercano...

    Muchas gracias por compartir la información!!!

    Besos!! :D

    ResponderEliminar
  7. Muy claras las explicaciones, las sensaciones y las fotografías. Te has ido preparada para la ocasión, no sé si para la sesión o para lo que vino después...jajaja...
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  8. pues a mi el tema de los peces no me llama nada, así que para mi eres una valiente!

    ResponderEliminar
  9. Esther.MTMU - victima de mobbing - istarh - Elsa - Eva Flores:

    Pues, chicas, es una sensación extraña pero agradable y no hay peligro porque no tienen dientes XDDD... Eso sí, hay que ir a centros homologados o de confianza porque hay unos peces que son casi idénticos pero con la diferencia de que "sí" tienen dientes y pueden causar lesiones.
    Salimos de allí con los pies descansadísimos. Ya os contaré, cuando pueda volver y haya "doble ración". Igual entonces me da el yuyu...! XDDDD

    Besos a todas! ^^

    ResponderEliminar
  10. Uff, a mí me encantaría probar esta experiencia!! ^^

    ResponderEliminar
  11. -=-Eilynd-=-: me alegro! Gracias por tu comentario y... bienvenida al blog!

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa¡¡ pues yo me lo he planteado pero me daba un poco de yuyu jeje ahora despues de leerte me quedo más tranquila e igual me animo¡¡

    ResponderEliminar
  13. María: me alegro de haber aclarado alguna duda que tuvieras. He intentado explicar las sensaciones lo más claramente posible, aunque cada persona es un mundo... ;-)
    Si te decides, cuéntanos tu experiencia.
    Besos!

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante para mí. Gracias por dármela a conocer a través de tus comentarios.

Por favor, no dejes publicidad de tu blog o enlaces al mismo porque tu mensaje será eliminado.

Si quieres que conozca tu blog o para cualquier consulta ponte en contacto conmigo a través de nailartencasa@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...